Radio Cajatambo

download.macromedia.com download.macromedia.com

sábado, 5 de diciembre de 2015

VIVENCIAS, OCURRENCIAS, RECUERDOS Y SENTIMIENTOS

LA PACIENCIA


Mi padre, ante situaciones interesantes solía lanzarnos algunos refranes, entre ellos, algunos de su propia cosecha como aquella: "no hay paciencia?, entonces ve a comprar donde don Juan Altez"!!!.

Cierta vez, alguno de mis hermanos al recibir esta sentencia, presto acudió a la tienda de don Juan y luego del saludo de rigor,  preguntó: "don Juan, tiene paciencia?"  Extrañado y sensible con la pregunta del niño, hizo que se acercara e inquirió sobre sus padres y entablaron una bonita charla, incluyendo el tema de la paciencia.

En mi casa, habiendo llegado la hora del almuerzo, extrañados por la ausencia del niño salimos todos a buscarlo, nadie lo hallaba. Viviendo en Ticticoto, difícilmente podíamos pensar que se alejara mucho, salvo mi madre que pensó en el parque y se dirigía allí; cuando lo vio feliz cogido de la mano de don Juan, comiendo un chupete caminando hacia mi casa, "Tiene un hijo encantador y muy inteligente señora", le dijo, al mismo tiempo que acariciaba la cabeza del pequeño y contaba la hazaña.

Esta anécdota, fue chacota para mi hermano por bastante tiempo; pero él muy hábil, superando la burla, con el tiempo la hizo común entre los amigos: si de cualidad alguna adolecías te enviaba donde don Juan, a quien cariñosamente conocíamos como "Chashpush" (en cristiano, sancochado), quién tenía su tienda en la calle principal y era una persona muy activa por el bien de su pueblo.

Pasaron años de este suceso y para algunos la paciencia se había devaluado. En uno de estos, llegó la época de las canicas, deleite para niños y adolescentes el de “chuncar” las bolas. Todo el mundo jugaba en “el  pinto”, donde unos ganaban y perdían mientras que otros solo perdían. De estos últimos era "Quipy", mi vecino, pequeño aun, al que no titubearon en recomendarle que fuera a comprar "puntería" donde don Juan.


Presuroso, deseoso de recuperar las canicas perdidas, Quipy llegó a la tienda y casi agitado por la carrera preguntó: "don Juan, tiene puntería?", qué? contestó don Juan, quien ya venía perdiendo la audición; con mayor volumen y acercándose, el niño le dijo: vende puntería?. En el acto fue cogido de las orejas y llevado a su casa y en el acto también, desaparecieron los niños dejando el pinto libre quien por algunos días añoraba el bullicio de los chuncadores. Don Juan, ya no vendía paciencia... (JIQE).

viernes, 21 de agosto de 2015

El PARI



El Gobierno Regional de Lima (provincias), con su buen deseo de poner en valor nuestra cultura, bajo la Ordenanza Regional N° 11-2015-CR-RL, ha declarado de interés público y de prioridad el reconocimiento como Plato Bandera de la provincia de Cajatambo, “El Pari o Sopa de piedra”.  Todo bienvenido, pero creo que debe corregirse el nombre, sencillamente a “PARI”, nadie tiene un nombre propio como: “Jorge o George”, “Urpi o Paloma” “Tamia o lluvia”. Estando en etapa de investigación para ser declarado Bandera Gastronómica de la Nación, reconocerlo como tal, será mantener viva y fortalecida nuestra identidad.


Perdonen, yo he aprendido valorar lo nuestro en diferido, en una especie de “añoranza a la tierra”, de amor por lo amado; estando cerca, solo lo disfrutaba. Quizás por ello, con honestidad, sé poco acerca del “Pari”, plato de relevante tradición cajatambina el que considero, debe mantenerse así con su autenticidad, desde el nombre: “Pari”, ese es su nombre nativo, no sopa de piedra.

Se le ocurre a alguien peruano  llamar “guiso de papa seca” a la carapulcra?  “sopa de trigo” al Shambar? “crema de Huacatay” a la Ocopa? “revoltijo de arroz con frejoles” al Tacu Tacu? “Picante de Bofe” a la Chanfainita? Qué horror!  No?  Qué falta de identidad! diríamos. Pues de eso se trata, “el Pari” para el cajatatambin@, es su sopa milenaria, su tesoro culinario, su plato bandera, la afinidad con la madre tierra, con sus ancestros pero nunca su SOPA DE PIEDRA.



Este plato de origen andino, tiene como ingredientes principales: la papaseca, el charqui, el chincho y el cuy; al mestizarse se adiciona la carne de gallina y de oveja o de ternera. Contaban nuestros padres, que éste era el fiambre del viajero, utilizados por los chasquis, luego por los arrieros o muleros y después por los inmigrantes camino a la costa, donde la piedra jugaba un rol importante.


Inicialmente, el fiambre del viajero consistía en una buena porción de papaseca bien cocida en el aderezo amarillo, junto con pequeños trozos de charqui, su presa de cuy y su cancha; de éste modo era fácilmente transportado este exquisito alimento. En las alturas, cuando el hambre llamaba, cerca de un manantial, se armaba una fogata y se hervía el agua con chincho, para proteger al estómago y con él se mezclaban los ingredientes; y para que las bajas temperaturas no las enfríe pronto, le ponían alguna piedra bien caldeada.


Creo que no hay cajatambin@ en Lima, que alguna vez no haya recibido éste fiambre, preparado por las manos amorosas y desprendidas de su madre. Yo aún siento la nostalgia cuando retraigo esos recuerdos, no había alimento más sabroso que aquel “Pari”, con piedra calentada sobre la hornilla, no importaba, era un momento mágico, de retorno imaginario a los míos, de vuelta a la querencia, la tierra, la familia, la madre…


No sé desde qué tiempos, el “Pari”, se ha convertido en un plato festivo en Cajatambo, con algunos cambios. La gallina, la carne de oveja y res, son los encargados de darle sabor al caldo, de éste modo se sirve, fresco, al instante y siempre con la piedrita bien caldeada y con la infaltable cancha amarilla, que últimamente responde al pueblo de Utcas.

Pero, siempre lo conocí como "Pari", hasta que algún "erudito" o "desarraigado", se le ocurrió llamarlo sopa de piedra, con el que definitivamente no me identifico y creo que ningún cajatambin@ lo hace. Entonces si hay que buscar su reconocimiento, que sea con su nombre propio, de lo contrario no sé de qué valor cultural hablamos.
(JIQE).

sábado, 23 de agosto de 2014

ELECCIONES REGIONALES Y MUNICIPALES - PROVINCIA DE CAJATAMBO

A menos de mes y medio, de las Elecciones regionales y Municipales, los invito a conocer las listas de candidat@s a las elecciones municipales de la provincia de Cajatambo. Así mismo, los invito a entrar a la página del JNE y ubicar a los candidatos distritales: http://200.48.102.68/sipesg_erm2014/wf_BuscarListaCandidato_HV.aspx

LISTAS DE PROVINCIA DE CAJATAMBO DEPARTAMENTO DE LIMA
MOVIMIENTO REGIONAL FUERZA REGIONAL  
POS
CARGO DNI NOMBRE COMPLETO NACIMIENTO SEXO ESTADO
  ALCALDE PROVINCIAL 10111572 LEONARDO AGAPITO OLAVE CUEVA 13/02/1972 MASCULINO INSCRITO
REGIDOR PROVINCIAL 15201787 OSCAR RAUL CORONADO CORMAN 17/09/1972 MASCULINO INSCRITO
REGIDOR PROVINCIAL 10370512 HEBER ALDAVE FLORES 01/06/1972 MASCULINO INSCRITO
REGIDOR PROVINCIAL 15757705 NOEMI SOLEDAD OBREGON BASURTO 10/09/1976 FEMENINO INSCRITO
REGIDOR PROVINCIAL 70687264 YOSELIN ESTEFANI VIZARRES VERANO 10/09/1991 FEMENINO INSCRITO
REGIDOR PROVINCIAL 70776840 LEONCIO MINAYA PEREZ 20/11/1995 MASCULINO INSCRITO
MOVIMIENTO REGIONAL CONCERTACION PARA EL DESARROLLO REGIONAL - LIMA  
POS
CARGO DNI NOMBRE COMPLETO NACIMIENTO SEXO ESTADO
  ALCALDE PROVINCIAL 43537886 YRENEO ESCANDON CUEVA 28/06/1949 MASCULINO INSCRITO
REGIDOR PROVINCIAL 15200334 JINES AVILIO ALEJANDRO REYES 25/04/1961 MASCULINO INSCRITO
REGIDOR PROVINCIAL 15207557 EMILIANO LUIS CORMAN ROQUE 22/05/1968 MASCULINO INSCRITO
REGIDOR PROVINCIAL 15762725 ELIZABETH REYNA HUAMAN SANTOS 03/07/1977 FEMENINO INSCRITO
REGIDOR PROVINCIAL 9663056 HECTOR JESUS LAZARO CURI 12/05/1972 MASCULINO INSCRITO
REGIDOR PROVINCIAL 45457236 LUCINDA DAVIS CONCEPCION HIJAR 14/03/1988 FEMENINO INSCRITO
PARTIDO POLÍTICO ALIANZA PARA EL PROGRESO
POS
CARGO DNI NOMBRE COMPLETO NACIMIENTO SEXO ESTADO
  ALCALDE PROVINCIAL 8678233 GROVER WILLY ALVA ARCE 21/11/1968 MASCULINO INSCRITO
REGIDOR PROVINCIAL 8508628 ADLER CALERO HIJAR 18/03/1953 MASCULINO INSCRITO
REGIDOR PROVINCIAL 15200573 FRANCISCO QUISPE VALDIVIA 29/01/1952 MASCULINO INSCRITO
REGIDOR PROVINCIAL 45573503 LUZ KATERIN HUAMAN SANTOS 01/01/1989 FEMENINO INSCRITO
REGIDOR PROVINCIAL 15201083 VICENTE LAZARO PUMARRUMI 11/09/1952 MASCULINO INSCRITO
REGIDOR PROVINCIAL 15201593 LILA ROSALES FUENTES RIVERA 07/06/1970 FEMENINO INSCRITO
MOVIMIENTO REGIONAL PATRIA JOVEN
POS
CARGO DNI NOMBRE COMPLETO NACIMIENTO SEXO ESTADO
  ALCALDE PROVINCIAL 9593431 JOSE DEL CARMEN FLORES FUENTES RIVERA 16/07/1970 MASCULINO INSCRITO
REGIDOR PROVINCIAL 6180437 EDGARDO AQUILES REYES QUINTEROS 23/04/1964 MASCULINO INSCRITO
REGIDOR PROVINCIAL 15200656 LINO AGRIPINO ROBLES CASIMIRO 23/09/1960 MASCULINO INSCRITO
REGIDOR PROVINCIAL 45632399 ANGELA REQUEJO HIJAR 25/01/1989 FEMENINO INSCRITO
REGIDOR PROVINCIAL 42485719 LILIAN VILLARREAL RIOS 24/04/1984 FEMENINO INSCRITO
REGIDOR PROVINCIAL 15201590 FLOR ELENA JIMENEZ LEON 28/06/1970 FEMENINO INSCRITO
             
MOVIMIENTO REGIONAL MOVIMIENTO REGIONAL UNIDAD CIVICA LIMA
POS
CARGO DNI NOMBRE COMPLETO NACIMIENTO SEXO ESTADO
  ALCALDE PROVINCIAL 10685607 ANDRES CONSTANTINO ROMERO ALEJANDRO 30/11/1952 MASCULINO INSCRITO
REGIDOR PROVINCIAL 8459183 JAVIER AVILIO OLIVARES ARIAS 22/02/1945 MASCULINO INSCRITO
REGIDOR PROVINCIAL 43513844 SIMEON GALO GUERRA FLORES 01/07/1953 MASCULINO INSCRITO
REGIDOR PROVINCIAL 40711232 JOSE CARLOS VILLAFUERTE LORENZO 28/01/1980 MASCULINO INSCRITO
REGIDOR PROVINCIAL 15610215 NERIDE ROSAMEL FUENTES RIVERA CARHUAS 24/01/1966 FEMENINO INSCRITO
REGIDOR PROVINCIAL 73008160 CINTIA MELISA VIZARRES ESPINOZA 22/01/1994 FEMENINO INSCRITO

domingo, 20 de julio de 2014

MI TIERRA, TE ESTÁN CAMBIANDO O TE HAN DISFRAZADO QUE ES PEOR

Mi tierra Cajatambo, un pueblo apacible, de bella naturaleza, de gente hospitalaria y sencilla; es una de la 10 provincias de la Región Lima-provincias. Se llega aquí, viajando por la Panamericana Norte, a 5 minutos de Pativilca hay un desvío a la derecha, que señala Cajatambo “Posada de los dioses”; suelo decir con entusiasmo.


Me enorgullezco de su música, sus noches de serenata y de huaylashadas. Suelo contar, que al son de huaynos un tanto melancólicos, habla el amor por la prenda amada en una dulce serenata y luego al compás de bellas huaylashadas , guitarras, mandolinas y canto se encuentra la alegría recorriendo las calles de canto a canto, de Antay a Tambo.

También me enaltezco, con gran sentimiento, de las tradiciones y costumbres, cultura viva que mantiene incólume la identidad del cajatambino; sus carnavales, sus negritos, sus Wancos, sus pallas, sus tardes taurinas; que ennoblecen el alma del poblador común y corriente, que a gritos pide apoyo, en innumerables proyectos que desarrollen Cajatambo.



Igualmente, qué orgullo siento, cuando de gastronomía se trata. Quién no ha oído mencionar a “la sopa de piedra”? y quién con mucha sapiencia no ha corregido alguna vez y dicho “pari”?, luego explicado en qué consiste o más aún, cuál es su origen?. Hablar del sabroso picante de cuy, del locro, de la chicha en caldo, del mutilushtu, del relleno de chancho, etc. realmente todo un arte culinario el que se tiene.

Pero en los últimos tiempos, me enorgullecía singularmente, de sus tardes taurinas de moña y capa. En un mundo que cada vez rechaza la violencia, venga de quien venga; donde las corridas de toro de sangre y arena tienen cada vez menos adeptos, Cajatambo tenía un modelo de costumbre civilizada y humana, como diría Arguedas era el Toro pukllay, que a todos solazaba de alegría y de dolor con las cojidas.

Me gustaba motivar a los amigos y amigas a gozar de esta costumbre de toreo limpio y de valentía, que en honor a Marìa Magdalena, los residentes Cajatambinos en Lima suelen festejar; “ni Acho ha podido violentar esta costumbre pacífica de mi pueblo”, incidía más. Y éste do mingo 13 de Julio del 2014, no pude ir a la corrida en el Yawar Toro pero motivados 03 amigos asistieron, con mi consejo de que “en la tierra que fueres has lo que vieres”. Feliz transcurría el día, fascinados con la exquisitez del pari, la belleza de las damas, la buena música y el juego de los toreros y toros.

Ya más tarde,optaron por retirarse, los toreros de luces cumplirían su faena, dando muerte al noble toro, me llamaron para decirme “…al parecer han roto con la costumbre de tu pueblo, dado que mucha gente abucheaba…”. Me quedé un tanto entristecida, pensando en otros tiempos, en tantos cambios suscitados, buenos y malos, dependiendo desde donde se la mire…

Recordé, que cuando éramos más sencillos, nuestros hermanos levantaban las barandas en la plaza, que era todo un rito de trabajo y alegría. Luego por las noches, a ritmo de caja y pito, feliz discurría la noche en el “baranda gahuay” (cuidado de las barandas). En el día, las corridas eran momentos de alegría y a veces angustia; además era un compartir, donde el oferente de la tarde, se confundía con el pueblo y éste agradecía el cumplimiento con hurras y abrazos.

Luego fuimos cambiando las costumbres o quizás como diría Atahualpa Yupanqui, “disfrazándola, que es peor”, hasta llegar a esto: una corrida de toros de sangre y arena, una corrida sin alma, perdiendo nuestra peculiaridad, no hay “toro pukllay” con muerte intencionada y créanme, eso no nos hace mejores, ni más Taurinos, modernos, ni vanguardistas.

Caray! es que a veces el encuentro con don dinero transforma a la gente y los vuelve soberbios y arrogantes no importándoles siquiera los valores de su pueblo; aunque dice un adagio, “El dinero no cambia a la gente, la muestra tal cual es”. Mi tierra, te están cambiando o te han disfrazado que es peor…




sábado, 12 de abril de 2014

LA SEMANA SANTA EN CAJATAMBO

La Semana Santa en el mundo andino, aún con todo los cambios que puedan haberse dado, es de por sí mágica, donde confluyen la religiosidad andina y la cristiana. Lo andino, está presente en el “pago”, donde se pide permiso a la Pachamama, Madre Tierra; en la chaya, derramando licor o chicha se devuelve simbólicamente sus frutos; y también en otros elementos culturales como la música, la gastronomía, en muchos lugares el peregrinaje hacia la cruz, de los cerros más importantes, nuestros apus. Lo cristiano, en la fe misma hacia Cristo, que en esta semana la imagen del señor crucificado, la virgen Marìa, los santos de la última cena y finalmente la pascua de resurrección, nos transporta, sensibiliza y energiza, pienso yo, para nosotros también encontrar la luz sobrepasando las vicisitudes de la vida.

En el caso de mi ciudad natal,  Cajatambo, en los últimos tiempos, han retomado las costumbres de celebración de toda la semana Santa, presencié el año pasado, que con gran fervor mis paisanos cada día luego de la misa, sacan la procesión de Jesús en los diferentes estadíos de la pasión de Cristo. Pero como en la mayoría de los pueblos, la semana se pone más sensible a partir del Jueves Santo, con la misa y la última cena con los apóstoles.

El Viernes Santo, todavía creo que es santo para todos. Se ve y siente recogimiento desde muy temprano. En este día no es posible comer carne ni alimentos en abundancia, seguramente por ello los Alférez (alferados o mayordomos de fiesta), desde sabe dios cuando, preparan dulces variados, mazamorras, panes, etc. para compartir con toda las familias del pueblo, a esto se le llama el “Rachi colación”.

Quién es el Alferez? Es la persona encargada de armar el anda, sacarla en procesión, compartir el “Rachi colación” además de dulces y frutas durante la procesión. Cada año para la noche del Viernes Santo hay 02 Alférez, uno para el Señor y otro para la Virgen dolorosa, que también son los encargados de la fiesta de resurrección.

Es tradicional ver como los niños más grandecitos del lugar, canasta o bandeja en mano, desde la mañana reparten el “Rachi colación”, casa por casa, nadie se salva, católico o no católico, creyente o no creyente y en las casas, como es de lindo ver a los niños esperar con ansias los dulces para devorar.
Ya en la tarde hasta entrada la noche, luego del sermón y de las 7 palabras de Cristo, los Santos varones bajan de la cruz a Jesús , al ritmo de canticos dolorosos y el sonar de la matraca, lo llevan al santo sepulcro, donde permanecerá hasta la madrugada del domingo.

En la noche alrededor de las 7 pm, sale el anda del Señor, especialmente ornamentado, en hombros de unas 64 personas y al asomar la puerta de la iglesia, suena la banda de músicos y la tradicional marcha de procesión.
Este es un momento único, aparte, muchos lo expresan asì, aquí se produce un encuentro especial de sentimientos, salen las mea culpas, los perdones, mucho dolor y llanto, creo que todos en alguna medida llevamos un Cristo dentro y por eso es tan fácil hacer empatía con el Señor y sufrimos junto a él.
Más tarde, como a 1 hora, sale la procesión de la Virgen Dolorosa, toda vestida de negro, que sigue al hijo, acompañada por el sentido cántico de las mujeres, el dulce y doloroso trinar del arpa y el llanto del violín. Dicen que no hay dolor más grande que una madre entierre a su hijo y por eso debe ser que todo en esta noche duele, la empatía es mayor.

La procesión recorre toda la calle principal, llega al barrio de Antay, sube por Gayán, pasa Huallpa wayi para llegar al barrio de tambo (los de abajo), baja por cruz pata que es una pendiente, me atrevo a decir de alrededor de 45 grados o más. Dicen los cargadores, que la noche de Viernes Santo, el anda es muy pesado, distinto al de la resurrección. Debe ser esto, que hace muy difícil la bajada de esta calle, que han gestado muchas anécdotas.


Ya en la parte plana, la calle central, alrededor de las 2 a.m. la gente se tranquiliza viendo al señor en su anda, acompañándolo fielmente hasta la iglesia, como a las 3 a.m. ya a esas horas, los angelitos y angelitas, están dormidos, vía crucis para los padres, igualmente los pequeños santos varones que tradicionalmente ayudan a cargar la cruz, la corona y otros accesorios del Señor.

El Domingo de Pascua, muy temprano 6 am se da la misa y media hora después se inicia la procesión, culminando en un encuentro bello, difícil de narrar entre Jesús, su madre y María Magdalena. Es día de fiesta y alegría el ambiente, bautismos, buenos deseos de pascuas y luego vendrá el gran convite de los Alférez y otros festejantes. Por lo general en la casa espera, jamoncito de chancho, pari, cuycito o simplemente el rico locrito con su cuerito de chancho.


Como parte de la tradición, es costumbre acompañar con cerones a la proseción. De estas, caen gruesas làgrimas de cera, que los niños y niñas van recogiendo y armando una bola adherida a una pita. Poco a poco unos en la semana, otros derritiendo velas, arman una gran bola dura, al que le llamamos "mapa". Este objeto servía para "castigar" a las niñas y en donde? en la cabeza. Un "mapaso" de esos era muy doloroso por lo que las niñas solíamos estar cuidadas por nuestros padres y bien protegidas con gorra o manta, no se puede llevar sombrero. Con el tiempo, las niñas rompimos las costumbres y también supimos hacer la mapa para defendernos y/o castigar.



Así es la fiesta de Semana Santa en mi pueblo, mágico…. 

lunes, 12 de agosto de 2013

ME GUSTA LA GENTE QUE…


 Mario Benedetti

Hoy, leyendo éste artículo de Benedetti, recordé que hace un tiempo, en un curso, aprendí lo importante que es cultivar las 3 Hs, más si nuestro trabajo está ligado a la educación (formación, instrucción, facilitaciòn)  y hoy se los comparto: la H de HUMOR, la H de HUMILDAD y la H de HUMANIDAD. Resumiendo:

El buen Humor, permite a las personas hacer empatìa con facilidad, porque favorece la capacidad de pensar con flexibilidad y con mayor complejidad, haciendo que resulte más fácil ubicarse en otra posición y encontrar soluciones a los problemas. La risa, la alegría, ejercen efectos sorprendentes cuando se trata de resolver un problema que requiere una solución creativa. Está comprobado que fomenta la creatividad, el aprendizaje y crea momentos felices que se perenniza al compartir.

La Humildad, éste valor, ayuda a las personas a contener la necesidad de decir o hacer gala de lo que tiene o de lo que es,  a los demás. Acepta a todas las personas como son, sabios o no, ricos o no, poderoso o no, trata a todos con horizontalidad, reconoce las capacidades de los demás. Ignora el prejuicio, el racismo, tan cincelado en nuestra cultura; lo más importante, incrementa la capacidad del perdón.

La Humanidad, éste valor, ayuda a comprender que no estamos solos en el mundo: contamos con los demás y los demás cuentan con nosotros, que juntos podemos trabajar para construir un lugar más feliz y seguro para todos. El actuar con humanidad, creo se puede resumir en ese viejo adagio “has a tu prójimo lo que quisieras que hagan contigo”.

He comprendido que no siempre se tienen las 3 Hs, pero es indispensable esforzarse y cultivarlo por el bien propio y de quienes nos rodean. Pero ahora les comparto lo que dice Mario Benedetti:

“Me gusta la gente que vibra, que no hay que empujarla, que no hay que decirle que haga las cosas, sino que sabe lo que hay que hacer y que lo hace en menos tiempo de lo esperado. La gente que cultiva sus sueños hasta que esos sueños se apoderan de su propia realidad.

Me gusta la gente con capacidad para asumir las consecuencias de sus acciones, la gente que arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño, quien se permite huir de los consejos sensatos dejando las soluciones en manos de nuestro padre Dios.

Me gusta la gente que es justa con su gente y consigo misma, la gente que agradece el nuevo día, las cosas buenas que existen en su vida, que vive cada hora con buen ánimo dando lo mejor de sí, agradecido de estar vivo, de poder regalar sonrisas, de ofrecer sus manos y ayudar generosamente sin esperar nada a cambio.

Me gusta la gente capaz de criticarme constructivamente y de frente, pero sin lastimarme ni herirme. La gente que tiene tacto.

Me gusta la gente que posee sentido de la justicia. A estos los llamo mis amigos.

Me gusta la gente que sabe la importancia de la alegría y la predica. La gente que mediante bromas nos enseña a concebir la vida con humor. La gente que nunca deja de ser aniñada. Me gusta la gente que con su energía, contagia.

Me gusta la gente sincera y franca, capaz de oponerse con argumentos razonables a las decisiones de cualquiera.

Me gusta la gente fiel y persistente, que no desfallece cuando de alcanzar objetivos e ideas se trata.

Me gusta la gente de criterio, la que no se avergüenza en reconocer que se equivocó o que no sabe algo. La gente que, al aceptar sus errores, se esfuerza genuinamente por no volver a cometerlos. La gente que lucha contra adversidades. Me gusta la gente que busca soluciones.

Me gusta la gente que piensa y medita internamente. La gente que valora a sus semejantes no por un estereotipo social ni cómo lucen. La gente que no juzga ni deja que otros juzguen. Me gusta la gente que tiene personalidad.

Me gusta la gente capaz de entender que el mayor error del ser humano, es intentar sacarse de la cabeza aquello que no sale del corazón.

La sensibilidad, el coraje, la solidaridad, la bondad, el respeto, la tranquilidad, los valores, la alegría, la humildad, la fe, la felicidad, el tacto, la confianza, la esperanza, el agradecimiento, la sabiduría, los sueños, el arrepentimiento y el amor para los demás y propio son cosas fundamentales para llamarse GENTE.

Con gente como ésa, me comprometo para lo que sea por el resto de mi vida, ya que por tenerlos junto a mí, me doy por bien retribuido.

¡GRACIAS POR SER DE ESA CLASE DE GENTE!

(Cortesía, La Brújula del Cuidador)



sábado, 6 de julio de 2013

RECORDANDO A MIS MAESTR@S


Desde mis recuerdos, por vivencia o rescatando lo que me contaron, en la ciudad de Cajatambo, mi tierra, había 02 escuelas para varones y 02 escuelas para mujeres los que sin duda respondían a la situación socioeconómica de esos tiempos. La torre, albergaba a las 02 escuelas más antiguas, desde las épocas en que a “los indios” les hacían concebir la idea que no tenían necesidad de estudiar, desde cuando las becas de estudio eran direccionadas, porque el hijo de un campesino difícilmente podría sostenerse en Guadalupe y las hijas tampoco, en Miguel Grau.

Posteriormente, se construye Gayán para los varones y Ticticoto para las mujeres, el primero bajo la dirección de don Cesar Ruitón Perez, donde también mi padre era maestro, y el segundo bajo la dirección de doña María Quinteros Robles. Sé que ambas escuelas siempre se apoyaron y solían resaltar en los concursos sobre todo de conocimientos.
Yo estudié en la torre, de mujeres, la 20001 y antes la 372. De los tantos recuerdos, segura que mi ABC lo aprendí de la Sra. Leonor Quinteros, Rosa Gonsalez, maestras que por sus años, se fueron jubilando.  

Pero cuando pienso en mis maestr@s, no los recuerdo por lo qué me enseñaron sino por cómo me enseñaron y seguramente está ahí la sabia diferencia entre maestro y profesor: “el maestro trasciende por sus hechos”. Y  en éste día, siempre llega a mi memoria tres párrafos de una canción que me enseñara una de las maestras, que cumplió su función, Rosa Portocarrero Silva:

… oh maestro! tomaste el ejemplo
De Jesucristo, maestro de maestros
Y como él sobre ti llevas el peso
De instruir y educar a la niñez.

Mediante tu desvelo y tu constancia
Brota en el niño la chispa del saber,
Se despide temblorosa la ignorancia
Y se aleja para nunca más volver.

Cuando en el fondo de la tumba fría
Viva el pastor de los rebaños mil
Recordando llenos de alegría
Seguiremos tus concejos por doquier

Imposible olvidarla porque nos lo enseñó, un 07 de julio. Mis profesoras, en el día del maestro, habían sido agasajadas, con una bonita actuación, por los alumnos de la escuela del costado, mientras nosotras, niñas tranquilas gozábamos de nuestra libertad temporal. Al siguiente día, ella llegó con esta canción y nos dijo: voy a enseñarles una canción al maestro, el próximo año pueden cantarle a su maestra o quizás hacer una actuación para homenajearlas a todas. Ese día recién nos enteramos del motivo de nuestra libertad y sentimos colectivamente una gran pena, sabíamos que ella era “charapa”, de Iquitos, que estaba sola, inmensamente lejos de su tierra; aquél recreo no nos separamos de ella y la invitamos a jugar la ronda con nosotras y poco a poco se fue disipando nuestra nostalgia al ritmo del juego y del canto.

Estando en 2do de primaria, casi a medio año, llegó la Sra. Enma nuñez de Montes de Oca, como nueva directora de la escuela y también mi maestra. Era joven, gustaba del arte y como tal armó un coro infantil, del cual formaba parte, con los años supe que era por mi voz, que me ponía adelante y al medio, en ese entonces pensaba yo, que era para mantenerme vigilada, por lo “tranquila” que era. Con ella, aprendimos a declamar, a bailar, a cantar y a darle el toque que el espíritu necesita en esa etapa y que vitalizaría a la escuela.

También está en mis recuerdos, como maestra, la Sra. Carmen Hijar Vda. De Calero, quién nos enseñaba a tejer, actividad que me agradaba antes que la costura, creo que fue, por la paciencia y dedicación que le ponía a cada trabajo que hacíamos y a cada alumna, no era difícil pero si laborioso, más si consideramos que necesitábamos estar sentadas todo el tiempo.

Pasamos a secundaria bastante tiernas, solían decirnos, “los niños del jardín se han escapado”, además éramos bastante petisas, maduramos muy lento, no cesábamos de jugar, de correr, de bromear, lo que nos ocasionaba una serie de problemas sobre todo con l@s auxiliares; muchas veces en la dirección, suspensión mientras no llevábamos a nuestros padres…qué duro era estar en secundaria!!  

Para suerte nuestra, luego de varios cambios, estando en 2do de secundaria, llegó un nuevo director, realmente cuánto puede hacer una buena dirección. Con sus bemoles, la presencia de Luis Davalos, fue un ícono para el Paulino Fuentes Castro. Rescató el área de Teatro, fomentó la música local, fomentó el deporte más organizado, donde todos los profesores se incluían, no hubo mejor forma de canalizar las energías de adolescentes inquietos, poco más de lo común. Nació una estimación mutua con éste maestro, dado que me conoció la tarde del día que llegó, por suerte no hubo castigo pese a mis reincidencias.

También hubieron otros maestr@s que influenciaron y fueron trascendentes: Marìa Quinteros, por su amor a la tierra, a la gente, al arte y sus costumbres; Celina Romero, por su rectitud y responsabilidad; Elsa Araujo, una huanuqueña, porque hoy entiendo, nos enseñó a amarnos tal como éramos “todos tenemos algo bonito, que nos hace diferentes”, nos solía decir; Hector Cárdenas, por su sencillez y motivación; Marina Kenaya, una arequipeña, por su amistad, su coraje y sus concejos.

Finalmente, tuve un maestro especial, Arguedas, quién a través del Taller de Arte José María Arguedas, TAJMA, me enseñó a valorar y  amar lo nuestro y a entender la importancia de la inclusión de la cultura en el proceso de desarrollo de nuestros pueblos, estratégicamente, incluso, la diversidad cultural como aspecto esencial y eje transversal del desarrollo. Y además me permitió valorar a mi padre, Anacleto Quinteros, el maestro, su humildad, compromiso, dedicación, para con sus alumnos, sus padres de familia, su comunidad, que en una etapa temprana a veces uno no lo hace y el maestro Arguedas lo aconcejaba.

En éste último sentido, quiero rescatar las palabras de Arguedas, refiriéndose a la labor del maestro:
Un maestro no puede formar a sus niños, no puede ponerse en comunicación íntima, cariñosa con ellos si no conocen lo más aproximadamente su espíritu. Ustedes saben perfectamente cómo es el modo de ser de los niños de Lima, por ejemplo, es completamente distinto del modo de ser de los niños de una aldea andina. Y cómo los niños de una aldea andina son también muy distintos de los niños de un puerto o de una población criolla.
Porque las costumbres de los pueblos de la sierra son muy distintas que las costumbres de los pueblos de la costa, y esta diferencia es tan grande que cualquiera de nosotros puede observarla, incluso cualquier turista norteamericano. Porque cuando pasamos de la sierra a la costa, encontramos que todo cambia, las cosas son de diferente forma, el ambiente geográfico es distinto, los animales son otros, las plantas y las flores son distintas. El mundo, todo lo que nos rodea es diferente, se habla quechua como en la sierra, en la costa no se habla quechua; en la costa hay una gran cantidad de elementos para la comodidad, gran dominio de la técnica, una gran influencia de sabiduría y de la civilización occidental, europea o norteamericana. En cambio en la sierra hay una mayor influencia de las costumbres antiguas, entonces esa diferencia y diversidad de creencias forma al mismo tiempo una diferencia de modo de ser en la persona.


Es el conocimiento de la persona quizás lo más importante para el educador”. (El cuento folklórico, como fuente para el estudio de la cultura). 

Judith Quinteros

Mi foto
Latino americana, Lima, Peru
Soy peruana, madre de Illa Antonio y de Urpi Judith. Soy ingeniera de profesión y vivo enamorada del amor, de la lucha, del cambio y de la esperanza y entonces también suelo decir: amo el canto, porque asi, el cantar tiene sentido, entendimiento y razón.

Seguidores